Suertudo

En plena grabación, la aerodinámica decidió hacer de las suyas.

El piloto privado Blake Henderson experimentó un lapsus nerviosus histericus cuando vió salir decididamente a su Samsung Galaxy S5 de la cabina del avión.

El singular viaje del Galaxy duró 17 segundos ¿y adivinas el resultado?

Mishibot
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google+

Youtube

Si. Sobrevivió.

El aventurero aparato aterrizó en el patio de una familia, quienes lo llevaron a la compañía celular, quienes a su vez lo interrogaron, lo condecoraron y al final, lo devolvieron a su dueño. Más tarde, el sobrino de Henderson, Robert Ryan publicó el video de la travesía completa:

¿Qué paso?

Según Ryan, la fuerza del viento le arrebató el teléfono de las manos a su tío, aunque el mismo piloto lo describió como una “fuerza de succión”.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Google+

Así que, amigos pilotos, asegúrense de poner una correa a la muñeca a su teléfono para la próxima… Quién sabe si sea tan rudo como este.

Share This